Cuidado de la Casa Común

La dimensión global siempre ha formado parte de la misión de la Compañía de Jesús, cobrando especial importancia en estos últimos años a partir de las cuatro preferencias apostólicas promulgadas por el Padre General de la Compañía de Jesús P. Arturo Sosa Sj en sus propias palabras:

Nos proponemos, desde lo que somos y con los medios a nuestro alcance, colaborar con otros en la construcción de modelos alternativos de vida basados en el respeto a la creación y en un desarrollo sostenible capaz de producir bienes que, justamente distribuidos, aseguren una vida digna a todos los seres humanos en nuestro planeta”

Hoy nuestra realidad es muy cambiante y a menudo convulsa. Por eso, adquiere vital importancia formar desde nuestros centros a personas capaces de comprender la red de interdependencia del contexto actual. Personas que puedan construir un mundo más justo y equitativo en colaboración con los demás y, sobre todo, que se sientan agentes de cambio y transformación a través del compromiso con su entorno. 

En definitiva, formar a ciudadanos globales para y con los demás.